La Hacienda San Antonio cuenta con trece habitaciones, bellamente decoradas e impecablemente amuebladas, con sus hamacas tradicionales, recreando el estilo de sus dueños de principios del siglo XX.

Ésta es una amplia pieza con televisión con receptor de señal de satélite. El uso de la sala es compartido entre las habitaciones de la Casa del Encargado, la Escuelita y el Nuevo Pabellón.
Esta terraza, cerrada por una arcada de madera que sostiene un tejado, ve a la plaza principal de la Hacienda, y en sus hamacas finamente tejidas se puede dormir plácidamente la siesta.