Slide 1 Slide 2

“Mul Chac”, Cerro Rojo, fue el nombre dado a este lugar por los mayas, sitio de cría de ganado desde 1667 y consagrado desde mediados del siglo XIX, como buena parte de esta zona del Estado de Yucatán, al cultivo del henequén.

A fines del siglo XIX, esta hacienda pasó a manos de los Condes de Miraflores, que la rebautizaron con el nombre de la familia, pasando a llamarse San Antonio Peón.  Los dos edificios principales fueron objeto de una espléndida renovación y se construyó la capilla.  Con materiales de origen francés y reminiscencias medievales y renacentistas, la hacienda adquirió un estilo propio y singular.

Al alba del nuevo milenio, dos parejas se dieron a la tarea de salvaguardar el tiempo sellado en los muros de la hacienda. 

La aventura, cuidadosamente planeada, dio como resultado el esplendoroso lugar al que hoy es posible llegar.