La Hacienda San Antonio representa una oportunidad única de conocer una de las regiones más hermosas y más ricas en cultura de México.

Esta gran terraza está cerrada en un costado por una arquería que mira al norte y en el otro por pequeños jardínes que refrescan el espacio.  Al poniente la remata una fuente decorada con talavera mexicana y azulejos portugueses, guiño a la arquitectura barroca de la región.
Este estanque de agua cristalina de color turquesa, ideado para refrescarse, está rodeado por un sombreado jardín. Esta área es compartida con las habitaciones de la Casa del Encargado y del Nuevo Pabellón.